La cristiana Asia Bibi ha sido liberada este miércoles de la cárcel en la que estaba encarcelada, una semana después de que el Tribunal Supremo de Pakistán la absolviese del delito de blasfemia por el que fue condenada a la pena de muerte.

“Asia ya no está en prisión”, ha dicho el abogado de la mujer, Saiful Malook, “está en un avión pero nadie sabe donde va a aterrizar”.

El presidente de la Asociación Cristiana Británico Paquistaní, Wilson Chowdhry, ha confirmado que Asia ha sido liberada esta noche de la prisión de la ciudad de Multan (centro), donde llevaba ocho años en el corredor de la muerte. “La orden de su liberación llegó hoy a la cárcel de Mujeres de Multan”, ha explicado Chowdhry.

La mujer de 51 años y madre de cinco hijos fue condenada a muerte por blasfemia en Pakistán en 2010. A fines de octubre, el Tribunal Supremo del país canceló la condena, lo que generó protestas de grupos radicales islámicos. Por temor a los ataques, la familia de Bibi se encuentra en un lugar secreto. El marido de Bibi, Ashiq Masih, ha pedido a Gran Bretaña o los Estados Unidos que otorguen asilo a la familia y varios gobiernos, incluidos los de Italia y Francia, se han ofrecido a ayudar.