Matemáticas, Lenguaje y Ciencias Sociales son algunas de las asignaturas a las que los niños dedican más tiempo en el colegio, pero ¿qué lugar ocupa la buena nutrición y los hábitos saludables en los planes de estudios? En el marco del Día del Niño, que tiene lugar este sábado y  según indican los datos del XII Panel de Hábitos Saludables de Herbalife, el 94% de los andaluces cree que se debería dedicar más tiempo a enseñar a los alumnos las claves  de una buena nutrición en los colegios.

La adopción de un estilo de vida saludable, basado en la correcta nutrición y la realización de ejercicio físico de forma regular, comienza en la infancia. Por ello, la educación física forma parte en mayor o menor medida de los planes de estudio de todos los colegios. Sin embargo, la nutrición queda algo alejada, aunque se incluyan nociones básicas de la misma en algunas asignaturas como en Biología. Es por ello que la mayoría de los andaluces considera insuficiente el nivel de conocimientos y de contenidos prácticos que los alumnos reciben sobre nutrición.

“A pesar del esfuerzo de los centros educativos, el tiempo destinado a la enseñanza de hábitos de vida saludables como la nutrición es muy limitado”, explica el Dr. Julián Álvarez, especialista en Medicina Deportiva, nutricionista y miembro del Consejo Asesor de Herbalife. “Los planes de estudio están fuertemente limitados por el tiempo. Por ello, el principal reto se sitúa en aumentar el número de horas lectivas destinadas a la formación en los principios básicos de la nutrición sin perjudicar al resto de asignaturas. Los alumnos deben comprender desde la niñez la necesidad de tener unos hábitos de vida saludables para que nuestro cuerpo sea capaz de responder adecuadamente a todas las exigencias y esfuerzos a los que se verá sometido desde nuestra infancia hasta nuestra edad más avanzada. Es una inversión que empieza en la infancia pero que se proyecta a lo largo de toda la vida”, añade el doctor.

Esta necesidad educacional se ve reforzada por las crecientes tasas de obesidad infantil. La obesidad se ha convertido en una verdadera epidemia en el siglo XXI. Tanto es así, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que si se mantienen las tendencias actuales, el número de lactantes y niños con sobrepeso crecerá hasta los 70 millones para 2025. Además, según datos de la Universidad de Navarra, el 80% de los niños con sobrepeso sufrirán obesidad cuando sean mayores.

“Todos estamos de acuerdo en que los niños deben aprender los conceptos básicos de la alimentación en la escuela, aunque también deben ser reforzados en casa. Hay que tener en cuenta que nuestro modelo de vida actual no nos permite dedicarle mucho tiempo a la alimentación y nutrición. Por tanto, si sentamos las bases de una correcta nutrición desde una temprana edad, estaremos trabajando en pro de un estilo de vida saludable en el futuro”, aclara el doctor Álvarez.