Lo anunció hoy la primera ministra, Jacinda Ardern, que subrayó las obligaciones de su país con las víctimas de conflictos y desastres. Se pondrá en marcha a partir de julio de 2020.