Nadie duda de la tendencia que representa el cristal en la decoración de cualquier estancia. Un material imprescindible a la vez que sofisticado, delicado, atemporal y que, sobre todo, sabe cómo reflejar la luz. Por ello, muy mucho ha lanzado una nueva colección de este material en el que cada una de las piezas de resulta sumamente especial gracias a las particularidades del cristal combinadas con elementos como el alambre de color cobre, la cuerda o los detalles grabados que tiene en él. La delicadeza y fragilidad del cristal viene acompañada de infinidad de posibilidades que representa como objeto decorativo.

La colección de cristal de muy mucho no se limita a vasos y recipientes para velas, sino que también incluye los más diversos objetos con formas, tamaños y acabados bien distintos para satisfacer todos los gustos y necesidades: cuencos, queseras, botes, platos, jarrones, botellas… que muchos de ellos pueden, de manera original, también albergar e iluminar el ambiente con velas o guirnaldas de luz.

Ya sea para decorar, para guardar o para iluminar, cada una de estas piezas se convierte en el regalo perfecto o en un estupendo capricho personal.

De infinitas posibilidades decorativas y funcionales, cualquiera de estas piezas deja entrever el más que sofisticado buen gusto de quien adquiere un material de apariencia tan frágil.