La capilla ardiente de Gabriel Cruz, instalada en el Palacio Provincial de la Diputación de Almería, ha abierto en la tarde de este lunes sus puertas para que todo aquel que lo desee pueda acompañar a la familia del pequeño, cuyo cadáver fue hallado este domingo en el maletero del vehículo de la pareja de su padre.

Cientos de personas esperaban en la puerta del Palacio Provincial a la espera de la apertura de la capilla ardiente, ubicada en el señorial patio de luces del edificio principal de la Diputación de Almería, institución para la que trabajaba la madre del niño.

A las cinco de la tarde se ha dado acceso a los ciudadanos, si bien de forma previa los familiares han podido velar a solas al menor, que desapareció el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas de Níjar (Almería) y que presuntamente murió a manos de la novia de su padre, Ana Julia Quezada Cruz, detenida este domingo.