Más de veinte trabajadores estaban participando en la construcción en Monterrey, capital del estado norteño de Nuevo León, en el momento del desastre.