Al menos seis palestinos han muerto en la frontera entre Israel y Gaza – Las fuerzas de seguridad israelíes están en máxima alerta

El movimiento palestino Hamás ha calificado de “Intifada” la oleada de enfrentamientos y ataques entre palestinos e israelíes en Cisjordania y Jerusalén Este, que en los últimos días se ha cobrado la vida de al menos 12 personas, y ha llamado a intensificarla.

“Llamamos a reforzar y acentuar la Intifada. Es la única vía que conducirá a la liberación”, ha dicho en un discurso el líder de Hamás en Gaza, Ismail Haniye.

violencia-Franja-de-GazaLos enfrentamientos se iniciaron después de las oraciones del mediodía del viernes cuando docenas de jóvenes de Gaza lanzaron piedras contra las posiciones del Ejército israelí en el este del enclave, cerca del barrio de Suhaiya y del cruce fronterizo de Nahal Oz. Los disturbios se extendieron luego a otros tres puntos, la localidad de Jan Yunis, en el sur, y las de Yabalia y Beit Hanun, en el norte, siempre cerca de la línea divisoria.

Los soldados han empleado munición real y gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes. El resultado: al menos seis palestinos han muerto por disparos de las fuerzas de seguridad israelíes y 86 han resultado heridos. Los cinco fallecidos tienen entre 19 y 21 años, excepto un adolescente de 15 años, que murió de un disparo en la zona de Jan Yunis.

Mientras esto ocurría en Gaza, en Cisjordania, Jerusalén Este y en el propio Israel se han multiplicado este viernes los episodios de agresiones con arma blanca, uno de ellos protagonizado por un ciudadano israelí en un acto de venganza.

La ola de enfrentamientos tiene su origen en la disputa sobre el uso de la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén.