Un reloj Masterpiece es una combinación de diseño, innovación y artesanía. Estos tres rasgos han sido, desde siempre, característicos de la colección Maurice Lacroix, Masterpiece. El ejemplo más reciente de esta concepción única de la relojería es el Masterpiece Chronograph Skeleton, un modelo con un diseño poderoso que llama la atención de inmediato por su estética atractiva.

Desde los años 90, Maurice Lacroix crea relojes esqueletizados que compatibilizan la necesidad de garantizar la rigidez estructural con una presentación atractiva de la esfera calada. La esfera calada tiene un aspecto depurado y el material sobrante se ha eliminado utilizando un corte de láser de precisión. El esbelto marco del movimiento tiene una decoración magnífica que pone de manifiesto la artesanía que caracteriza a los relojes Masterpiece.

La esfera plateada con indicación bi-compax se encuentra albergada en una atractiva caja de PVD azul de 45 mm. Las agujas de las horas y los minutos están hechas de oro negro, mientras que el segundero central del cronógrafo está lacado en azul. El cristal de zafiro está decorado con el nombre “Maurice Lacroix” y el logotipo de la marca en plata. La caja cuenta con distintos acabados, incluidos detalles cepillados y satinados verticales que resaltan el carácter lujoso del reloj. Maurice Lacroix está tan orgullosa de su creación que ha colocado su logotipo en el segundero pequeño situado a las 9 horas, reafirmando así su convicción de que este reloj es una obra maestra en todos los sentidos.

El modelo se comercializa en acero, así como en una versión limitada de PVD azul de tan solo 100 ejemplares.