Italia y Francia acordaron una tregua tras la fuerte tensión bilateral en materia migratoria a través de una llamada telefónica entre el presidente francés, Emmanuel Macron, y el premier italiano, Giuseppe Conte, que viajará mañana a París.

Macron, según una nota difundida por el Eliseo, subrayó durante el diálogo telefónico “no haber nunca hecho alguna declaración con el objetivo de ofender a Italia y al pueblo italiano”.
La nota agregó también que Macron dijo “haber siempre defendido la necesidad de una mayor solidaridad europea con el pueblo italiano”.
“Italia y Francia -prosiguió la nota- defienden profundizar su cooperación bilateral y europea para conducir una política migratoria eficaz con los países de origen y de tránsito, a través de una mejor gestión europea de las fronteras y a través de un mecanismo europeo de solidaridad y de asistencia de los refugiados”.