El índice de los precios de los alimentos de la FAO promedió en junio 175.2 puntos, un alza del 1,4% en relación a mayo y de 7% respecto al mismo período en 2016.

El precio del trigo aumentó debido al deterioro de las condiciones de los cultivos en Estados Unidos, pero el valor del maíz disminuyó a causa de las buenas cosechas en América Latina.
Los índices de precios para la carne y los productos lácteos también subieron, mientras que los aceites vegetales y el azúcar disminuyeron.

La FAO indicó además que la producción mundial de cereales este año podría alcanzar un total de 2.593 millones de toneladas.
El índice de precios de la FAO es un promedio basado en los intercambios comerciales que d seguimiento a los precios internacionales de los cinco principales grupos de alimentos básicos.