Las víctimas de las inundaciones en Perú registradas desde el pasado diciembre se elevan a 75 muertos, 263 heridos, 20 desaparecidos, unos 100.000 damnificados y 630.000 afectados, según el último informe oficial publicado este domingo por el Centro de Operaciones de Emergencias Nacional (COEN).

El documento, que recoge los daños registrados desde que comenzó la temporada de lluvias en diciembre, no incluye a los cuatro desaparecidos que cayeron anoche a un río, al derrumbarse un puente por la fuerza de la corriente cuando varios vehículos circulaban por él.

En este tiempo han sido destruidas 12.000 viviendas, veinticinco escuelas y ocho centros de salud, además de haber unos 2.000 kilómetros de carreteras afectados y casi 9.000 hectáreas de cultivos perdidas.

Las lluvias se producen por un atípico fenómeno climatológico de El Niño, que ha calentado inusitadamente la superficie marina del litoral peruano, lo que a su vez provoca intensas e inusuales lluvias en su costa desértica que derivan en anegamientos, desbordamientos de ríos y deslizamiento de tierras, conocidos en Perú con el término quechua de “huaicos”.