Más de 9000 personas han sido afectadas y se espera que el número aumente a medida que continúe el mal tiempo

 – Dos días de fuertes lluvias monzónicas han causado graves daños estructurales a los campamentos de Bangladesh que albergan a un millón de refugiados rohingyás de Myanmar, informó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Unas 9000 personas han sido afectadas y más de 30.00 refugiados todavía viven en áreas que están en alto riesgo de inundaciones mortales y deslizamientos de tierra.

“La situación en los campamentos se está volviendo más desesperada con cada gota de lluvia que cae”, dijo Manuel Pereira, coordinador de emergencias de la OIM en Cox’s Bazar, el distrito en el sudeste de Bangladesh donde se asentaron los refugiados.

Desde hace meses, las agencias de la ONU y sus socios han estado advirtiendo sobre la amenaza que representa la temporada del monzón, que se extiende de junio a septiembre.

Las lluvias comenzaron el sábado y en 24 horas se registraron incidentes que incluyeron deslizamientos de tierra, viento extremo y tormentas eléctricas.

La OIM dijo que está trabajando contrarreloj para asegurar el acceso a las carreteras y el proceso de drenaje, así como preparando a las comunidades para posibles lluvias aún más torrenciales.

También se está garantizando que los refugiados continúen recibiendo asistencia, como acceso a agua, saneamiento y servicios de salud. Sin embargo, los riesgos siguen siendo enormes, dado el gran tamaño de los campamentos improvisados.