El Papa Francisco, en el mensaje que leyó el cardenal Pietro Parolin en su nombre hoy, 3 de julio de 2017, durante la sesión inaugural de la 40ª Conferencia general de la FAO, en Roma, denunció que “Las guerras, el terrorismo, los desplazamientos forzados de personas que cada vez más impiden o, al menos, condicionan fuertemente incluso las actividades de cooperación, no son fruto de la fatalidad, sino más bien consecuencia de decisiones concretas”.

En el mensaje el Papa subrayó que las ayudas a los países pobres “siguen mermando día con día” a pesar de los “reiterados llamamientos”, y afirmó que el hambre y la desnutrición son la consecuencia de una condición de subdesarrollo “causada por la inercia de muchos o por el egoísmo de unos pocos”.

Francisco quiso contribuir en las sesiones de trabajo de la agencia de las Naciones Unidas con un aporte para el programa con el objetivo de dar semillas a las familias rurales que viven en las zonas afectadas por conflictos y la sequía. El próximo 16 de octubre, anunció el Secretario de Estado Vaticano, Francisco intervendrá personalmente en la FAO en ocasión de la Jornada Mundial de la Alimentación, dedicada este año al tema «Cambiar el futuro de la migración».