Indra aumentó su contratación neta un 26% en moneda local (un 22% en términos reportados) en el primer trimestre de 2018, hasta alcanzar los 1.040 millones de euros, con crecimientos tanto en el negocio de Transporte y Defensa (T&D) como en el de Tecnologías de la Información (TI).

Estos resultados se han visto afectados por una serie de variables externas en el primer trimestre de 2018. Así, la evolución de tipos de cambio tuvo un impacto negativo de -23 millones en las ventas del período. Y la implantación de la NIIF 15 y estacionalidad de la Semana Santa tuvieron un impacto negativo de -16 millones en ingresos y de -14 millones en EBIT.

El resultado neto disminuyó un 49% hasta los 11 millones en el primer trimestre frente a 21 millones en el primer trimestre de 2017.

El Ebitda alcanzó los 48 millones, creciendo un 1% respecto al primer trimestre de 2017. El Margen Ebitda se situó en el 6,7% frente al 7,5% del primer trimestre de 2017. Excluyendo el total de los costes de reestructuración debido a la integración de Tecnocom (6,6 millones), el Margen Ebitda habría alcanzado el 7,6% en el primer trimestre.

El OPEX (gastos operativos) creció un 13% en el primer trimestre, hasta los 679 millones frente a los 600 millones del primer trimestre de 2017, principalmente por la contribución de las compañías adquiridas a lo largo de 2017.

Las ventas alcanzaron los 714 millones, lo que supone un crecimiento del 15% en moneda local (del 12% en términos reportados) y se vieron impulsadas por la aportación de Tecnocom, el negocio de Elecciones, así como por Defensa & Seguridad y por el negocio de Tráfico Aéreo. En sentido contrario, se vieron afectadas negativamente por el tipo de cambio (en -23 millones), así como por la estacionalidad de la Semana Santa y el impacto de la NIIF 15 (ambos efectos suponen -16 millones).

La deuda neta se elevó hasta los 602 millones frente a 588 millones de diciembre de 2017. El nivel de apalancamiento se situó en 2,3 veces el Ebitda de los últimos doce meses (o en 1,3 veces si se excluyera la salida de caja por los pagos de las adquisiciones realizadas en 2017).