Así lo afirmó el secretario general de la OEA, Luis Almagro, al término de una reunión en Cartagena de Indias con el presidente colombiano, Iván Duque, en la que conversaron sobre la crisis venezolana, el acuerdo de paz con las FARC y los asesinatos de líderes sociales en el país.