La marca de moda masculina SOLOiO ha culminado su desembarco en Barcelona tras dos años de búsqueda con la apertura de su primera tienda en el número 109 de la Rambla de Catalunya (entre Rosellón y Provenza). El nuevo local tiene una superficie de 200m² y ha requerido de una inversión de 1,2 millones de euros para su completa reforma, pues desde 1942 y hasta ahora había sido ocupado por la histórica mercería LA SELECTA. La propiedad del local ha sido asesorada en esta operación por la empresa de gestión de patrimonios e inversión Laborde Marcet.

Con sede en Madrid y una plantilla de 70 empleados, SOLOiO alcanzó una facturación de 7 millones en 2016 y cuenta con 15 tiendas físicas en las principales arterias comerciales de ciudades como Madrid, Valencia, Oviedo, Bogotá o Santiago de Chile. Con capital español e inspiración italiana, la historia de SOLOiO se remonta al 1994, año en el que Fernando Durbán y Alejandra Brizio, fundadores de la marca, abrieron su primer local en la calle Serrano de Madrid con el nombre de Antica Sedería Italiana.

“Las marcas de moda internacionales cada vez tienen más interés por Barcelona pero menos emplazamientos que estén a la altura de sus expectativas. Existe una evidente descompensación entre oferta y demanda en zonas prime, por lo que no es de extrañar que empresas de la talla de SOLOiO requieran de meses o incluso años para instalarse en la ciudad”, indica Miquel Laborde, socio fundador de Laborde Marcet, empresa gestora de la operación.

Por su parte, Alejandra Brizio y Fernando Durbán, socios fundadores de SOLOiO, reconocen que Barcelona era uno de los mercados que más ganas tenían de abordar por reunir requisitos que consideran “indispensables” para crecer. “Por su importancia como ciudad, su tamaño y por tratarse de uno de los epicentros de la moda en España y Europa, Barcelona era uno de los puntos clave de nuestra expansión y un mercado en el que queremos seguir ganando presencia en el futuro”, aseguran.

La reforma del local de Rambla de Catalunya 109 ha sido una de los principales retos para SOLOiO, pues por su antigüedad se ha debido de realizar una reforma completa del local. Oriol Marín, responsable de la marca en Barcelona y primo de Durbán, celebra que las obras hayan finalizado y que “el resultado sea tan satisfactorio”.