La forma del agua, del mexicano Guillermo del Toro, ha logrado cuatro estatuillas en la ceremonia número 90 de unos premios muy repartidos que han celebrado la diversidad. A los esperados Oscars feministas se sumaron los ‘Oscars latinos y “Viva México” ha sido uno de los gritos recurrentes de la noche.

Al triunfo de Guillermo del Toro como mejor director por La forma del agua y las otras dos estatuillas logradas por su película (banda sonora diseño de producción), hay que sumar el Oscar de animación para el homenaje de Pixar a México (Coco) y el de Mejor habla no inglesa para la chilena Una mujer fantástica. Incluso “Recuérdame”, el Oscar a mejor canción también para Coco, invoca directamente a la emigración mexicana.

Frances McDormand encabezaba todas las quinielas para el premio a la mejor actriz por su demoledor papel en ‘Tres anuncios en las afueras’.

El relato de esta madre coraje dispuesta a todo, incluso a humillar al jefe de policía, para encontrar al asesino de su hija, le dio también la estatuílla a Sam Rockwell como mejor actor de reparto.

Gary Oldman y su impresionante transformación para ‘El instante más oscuro’, en la que interpreta a Winston Churchill, le ha dado su primer premio de la Academia.

Oldman encarna de una manera muy personal uno de los momentos más difíciles del primer ministro británico, en el que es para algunos críticos el mejor papel de su carrera.

El premio a la mejor actriz secundaria ha sido Allison Janney, por ‘Yo, Tonya’.

En cuanto a James Ivory, ha tenido que esperar hasta los 89 años para recibir su primer Óscar por el guión adaptado de ‘Call Me by Your Name’, el romance homosexual adaptado de la novela de André Aciman. Esta era su cuarta nominación, si bien la primera como guionista.

La estatuilla a la mejor película de animación ha sido para ‘Coco’, que se ha llevado también la estatuilla de mejor canción para “Remember Me”, el tema firmado por Kristen Anderson-Lopez y Robert Lopez.