Con 448 votos a favor, 197 en contra y 48 abstenciones, la moción fue aprobada en el pleno de Estrasburgo, en la primera ocasión que el Parlamento europeo activa el llamado procedimiento del Artículo 7 contra un estado miembro de la UE.

Durante los últimos años, la negativa del Gobierno húngaro a acoger refugiados, las trabas a la libertad de prensa, y la aprobación de las leyes sobre universidades, que pone obstáculos a la Universidad Centroeuropea del magnate George Soros, y sobre el control de las ONG han generado el rechazo de Bruselas.
Durante el debate parlamentario del martes, en el que estuvo presente Orbán, se escenificó la tensión entre el mandatario magiar y Manfred Weber, el líder de su partido político en la Eurocámara, el grupo popular europeo (PPE).Orbán fue aplaudido por las fuerzas euroescépticas al dejar claro que no piensa tener en cuenta la opinión del Parlamento Europeo sobre la salud de su democracia, al tiempo que Weber animaba a los líderes a tomar una decisión sobre la deriva del Gobierno de Orbán en el Consejo Europeo.

La propuesta para una decisión del Consejo será ahora remitida a los Estados miembros. Estos podrán, por mayoría de cuatro quintos de sus miembros, constatar la existencia en Hungría de un riesgo claro de violación grave de los valores comunitarios. Antes, las autoridades húngaras podrán explicarse ante el Consejo, y el Parlamento deberá dar su consentimiento.