Seis tramos de la cuenca hidrográfica del Ebro se encuentran en alerta por crecidas de los cauces, que en el caso de Castejón, en Navarra, es de carácter extraordinario y que en Aragón ha obligado a movilizar a todos los efectivos de la Guardia Civil y de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

De los seis tramos, uno corresponde al Jalón en Calatayud, que esta madrugada ha alcanzado un pico máximo de 66,91 metros cúbicos por segundo y 2,82 metros de altura. Ya ha comenzado el descenso, igual que en sus afluentes. Además, este viernes ha sido hallado el cadáver del pastor desaparecido tras la crecida del río Grío en Zaragoza.

Un efectivo de 600 soldados y agentes de la Unidad Militar de Emergencias, de la Guardia Civil y de la Policía Nacional forman el dispositivo de seguridad y prevención que el Gobierno ha desplegado en Aragón ante la previsión de una crecida extraordinaria del río Ebro.

Los efectivos se encuentran coordinados desde ayer para hacer frente a las previsiones de aumento del nivel hídrico, informa la Delegación del Gobierno en la comunidad autónoma.