La autopsia realizada al cadáver de Gabriel Cruz ha desvelado que murió estrangulado el mismo día de su desaparición, el pasado 27 de febrero, según han indicado a Efe fuentes de la investigación. Se trata de una de las pruebas clave para los investigadores, que, si bien no descartan ninguna hipótesis, creen que la principal sospechosa actuó sola.

La Guardia Civil encontró este domingo el cuerpo de Gabriel en el maletero del coche que conducía Ana Julia Quezada, la pareja de su padre, quien fue detenida en Vícar (Almería), a unos 60 kilómetros de Las Hortichuelas, el paraje donde desapareció el pequeño.

También será fundamental la declaración que preste la detenida ante la Guardia Civil, así como la inspección que se está haciendo en la finca de Rodalquilar, en Níjar, en la que se encuentra el pozo en el que supuestamente Quezada ocultó el cuerpo de Gabriel hasta que ayer lo sacó y lo cargó en su maletero.

Con el hallazgo del cadáver el pasado domingo, la detención de Quezada y su traslado a la Comandancia de Almería, se ha puesto fin a trece jornadas de angustiosa búsqueda de Gabriel, en la que según los datos de la Delegación del Gobierno en Andalucía trabajaron 1.487 profesionales y 2.574 voluntarios.

La Diputación Provincial de Almería ha celebrado este lunes un pleno para hacer oficial el pésame a la familia de Gabriel Cruz Ramírez a través del decreto de tres días de luto, en una sesión en la que se ha aprobado una declaración institucional firmada por todos los portavoces de la corporación.