La nueva colección incorpora los tonos de la arena del desierto y el movimiento del viento

La VIII edición de Code 41, la semana de la Moda de Sevilla, ha echado el cierre con grandes propuestas de firmas que tienen mucho que decir en el futuro del sector. La apuesta de la firma Kwems era arriesgada tras el éxito de Lion, la anterior colección que combinaba la inspiración europea con la tradición africana.

El desfile comenzó con una cuidada puesta en escena en la que destacaba una música que intercalaba el sonido de la arena del desierto con elegantes bases ritmicas inspiradas en la colección. A medida que pasaba el tiempo “The Turbulent Wind” mostraba la línea a seguir por la firma ya que ofrece la posibilidad de conocer el universo Kwems y encontrar la prenda que cada persona se sienta identificado con ella. Para finalizar, los modelos realizaron la salida del habitual carrusel desfilando de espaldas ya que la firma Kwems quería hacer sentir a los asistentes que es posible darle una vuelta a la moda.

Es una colección dividida en tres cuerpos. Una línea de pijamas con el tejido africano wax con estampados verdes, negros y blancos. Otra línea de prendas sport, jerseys, de punto, pantalones chinos, baggy con jerseys de cuello cisnes y largos 3/4 con capuchas. Además, añade una línea de abrigos con cuellos de paño que van desde los tonos arena del desierto hasta los beiges llegando al blanco y cuellos envolventes que recuerdan a los movimientos del viento. Por último, la línea de sastrería con trajes entallados de 3 piezas con siluetas estructuras.

Fotografías: David Carbajo.