Irán celebra este viernes unas disputadas elecciones presidenciales para determinar la continuidad del proyecto reformista moderado o el regreso al poder de los conservadores, una elección clave para el país en la que el índice de participación puede ser decisivo.

Los principales candidatos para lograr la presidencia de la República Islámica son el actual presidente Hasan Rohaní, por los moderados y reformistas, y el clérigo Ebrahim Raisí, por los conservadores.

Los 63.000 colegios electorales habilitados en todos el país han abierto sus puertas a las 08.00 hora local (03.30 GMT), un horario que se prolongará hasta que terminen de sufragar los últimos electores. Más de 56 millones de iraníes están convocados a las urnas en estos comicios.