Investigadores de la ONU han establecido que la operación militar contra los rohinyás en Myanmar tiene elementos de “genocidio intencional”.

Los expertos consideran probado que los crímenes contra los rohinyás se cometieron con el conocimiento y bajo directrices de los generales del ejército y por eso piden que se les investigue por genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra,

Este es el director de la misión de investigación

“La misión pide que la situación en Myanmar se remita a la corte penal internacional y, por supuesto, eso es tarea del Consejo de Seguridad. Así que el mensaje para el consejo de Seguridad es que envíen a Myanmar a la Corte Penal Internacional. Teniendo en cuenta que en Myanmar no se puede lograr la rendición de cuentas, el ímpetu debe llegar de la comunidad internacional”, decía el director de la misión de investigación, Marzuki Darusman.

Los expertos critican además a la líder de facto birmana, la nobel de la paz Aung San Suu Kyi, al afirmar que “no utilizó su cargo”, “ni su autoridad moral para frenar o prevenir los acontecimientos en el estado de Rakhine.