Se centra en analizar un fenómeno que regula la localización y la degradación de las proteínas dentro de las células

– El Instituto de Investigación Sanitaria Valdecilla (IDIVAL), organismo dependiente de la Consejería de Sanidad de Cantabria, va a desarrollar un proyecto pionero de investigación para avanzar en el conocimiento de las leucemias, con el objetivo de abrir nuevas opciones terapéuticas para estas patologías.

Liderado por el doctor Carlos Pipaón, investigador del IDIVAL que desarrolla sus proyectos en el Servicio de Hematología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla en estrecha colaboración con la doctora Lucrecia Yáñez y otros hematólogos del grupo, y financiado por el Instituto de Salud Carlos III, este trabajo se centra en determinar la incidencia del fenómeno de la neddilación, que afecta a diferentes funciones intracelulares, como posible causa de la leucemia linfática crónica.

Según ha explicado el doctor Pipaón, la neddilación afecta a la función de las proteínas y determina su actividad, su localización dentro de la célula y su estabilidad. Se trata de un proceso clave, ya que si la neddilación falla, las proteínas no se localizan correctamente dentro de las células o son degradadas antes de tiempo, lo que ocasiona importantes alteraciones en el funcionamiento de las células y la aparición de diversos tipos de enfermedades, ha señalado.

Además, ha indicado que datos previos obtenidos por el IDIVAL han mostrado que la inhibición de la neddilación en células de leucemia linfática crónica potencia el efecto de los fármacos que actualmente se emplean en su tratamiento.

El doctor Pipaón ha avanzado que el objetivo de su investigación se centra en realizar un rastreo de todas las proteínas que se encuentran neddiladas en las células alteradas de los pacientes con leucemia linfática crónica. Este dato permitirá comprender la relevancia de la neddilación en esta enfermedad y enfocar los esfuerzos terapéuticos en su corrección.

La leucemia linfática crónica, que es la leucemia de adultos más común en el mundo occidental, se caracteriza por una acumulación anormal de linfocitos en sangre periférica, médula ósea y ganglios linfáticos. Actualmente cuenta con opciones terapéuticas limitadas y presenta características distintivas que la diferencian de otros tipos de leucemias.

Aunque varios consorcios internacionales con amplia participación española han abordado la secuenciación completa del genoma de pacientes con leucemia linfática crónica, las mutaciones causantes de esta patología que se han encontrado no afectan más que a un 10% de los pacientes y alteran genes muy diversos, sin una conexión clara entre sus diversas funciones. El proyecto del doctor Pipaón pretende aportar un nexo entre todas estas funciones.