El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha finalizado el proceso de integración de sus laboratorios, que cuentan ahora con tecnología de última generación para dar respuesta cada día a más de 65.000 determinaciones analíticas procedentes de casi 3.000 pacientes de atención primaria y hospitalaria. La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha visitado este lunes la última zona reformada (Laboratorio de Inmunología), así como el área de pruebas comunes ubicada en la unidad de Análisis Clínicos, donde se ha incorporado una Cadena Robotizada que da servicio a los cinco laboratorios integrados –Análisis Clínicos (que incluye el de Farmacia), Microbiología, Hematología e Inmunología– y a otras unidades del complejo, como Medicina Nuclear.

La integración, iniciada en 2006, ha permitido mejorar la calidad de todo el proceso preanalítico, analítico y postanalítico. Así, se han simplificando todas las fases del mismo, acortando los tiempos de respuesta, mejorando la seguridad y asegurando la trazabilidad de las muestras, según ha destacado la titular de Salud. De igual modo, la automatización ha aumentado la comodidad del proceso para profesionales y pacientes, en cuanto la avanzada tecnología incorporada tiene mayor capacidad analítica y a partir de una misma muestra pueden obtenerse más determinaciones, reduciendo pinchazos al paciente.

En la Cadena Robotizada se da respuesta a pruebas de urgencias y pruebas de rutina, entre las que destacan no sólo los estudios de bioquímica e inmunoquímica habituales y especiales (como hemoglobina glicosilada, hormonas, marcadores tumorales y cardiacos, proteínas especiales, entre otros), sino también estudios de hematimetría, de coagulación y serología de los principales agentes infecciosos, así como la monitorización de niveles de fármacos inmunosupresores, realizado por profesionales de la unidad de Farmacia. A diario esta cadena gestiona una media de 6.000 tubos, de los que 2.500 proceden de Atención Primaria, 550 de Urgencias y el resto de plantas y consultas hospitalarias.

La robotización de los procesos analíticos ha requerido la implantación de un sistema informático que permite a los profesionales consultar en tiempo real en qué situación se encuentra el proceso, así como los resultados del mismo. Igualmente, ha implicado un cambio organizativo que se ha llevado a cabo con la máxima colaboración de los profesionales de los diferentes servicios, a los que la consejera ha agradecido su implicación y su trabajo diario. Los nuevos espacios para los laboratorios cuentan con casi el doble de superficie que antes de estar integrados, habiendo pasado de 2.478 a 4.030 metros cuadrados.