El Buque de Investigación Oceanográfica (BIO) ‘Hespérides’ ha partido del Arsenal de Cartagena rumbo a la Antártida donde se desarrollará la XXXI Campaña Antártica Española. El acto de despedida, que se ha celebrado en el muelle Juan  de Borbón, ha sido presidido por el almirante de Acción Marítima, vicealmirante Manuel de la Puente Mora-Figueroa, acompañado por la jefa de División de Coordinación, Seguimiento y Evaluación de la Agencia Estatal de Investigación, Victoria Ley Vega de Seoane, el subdirector general de Instalaciones Científicas y Técnicas Singulares, José Ignacio Doncel Morales, el secretario técnico del Comité Polar Español, Antonio Quesada, entre otras autoridades civiles y militares.

El ‘Hespérides’ llegará previsiblemente el próximo 30 de diciembre a la zona de trabajos y regresará a Cartagena el 25 de mayo de 2018. El buque trasladará a los diferentes grupos a las zonas australes, prestará apoyo a las bases y será la plataforma desde la que se desarrollen varios proyectos científicos en aguas de La Antártida y del Atlántico Central.

Este es el único buque oceanográfico español diseñado para efectuar investigación científica multidisciplinar en todos los mares y océanos del planeta. Cuenta con una dotación de 60 hombres y mujeres, bajo el mando del capitán de fragata Aurelio Fernández Dapena, y tiene capacidad para alojar hasta 37 científicos y técnicos.

En esta campaña participará alrededor de 230 personas. Hasta 122 investigadores de universidades y centros de investigación desarrollarán 16 proyectos de investigación, incluyendo la recogida de datos de series históricas que, entre otros, monitorizan el cambio climático. Los 16 proyectos están financiados por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad –a través de la Agencia Estatal de Investigación–, además se prestará apoyo a cinco proyectos científicos financiados por Bélgica, Portugal, Colombia, Austria y Alemania.

La Campaña Antártica se presentó recientemente en Madrid, donde se anunció la finalización de la remodelación de la Base Antártica Española Juan Carlos I, que gestiona el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que ha tenido un coste de 16 millones de euros. Los nuevos módulos de la base permitirán casi duplicar su capacidad, hasta las 50 personas, y aumentar el espacio disponible para el personal científico en los laboratorios y las zonas comunes.

Asimismo, la Campaña Antártica constituye un modelo de cooperación entre diferentes instituciones públicas y privadas al servicio de la I+D+i, en el marco del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación.