Hamás ha finalizao el traspaso de los puestos fronterizos entre la Franja de Gaza e Israel y Egipto en una ceremonia con la presencia de altos cargos de seguridad egipcios y representantes de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y del movimiento islamista.

“De ahora en adelante el Gobierno de consenso palestino es el primer y último organismo responsable de los pasos fronterizos de la Franja de Gaza”, dijo Hisham Odwan, portavoz de la Corporación de Fronteras de Hamás.

La ANP tomó el control de todos los puestos fronterizos: el de Rafah, con Egpito, y Erez, Kerem Shalom, Nahal Oz y Sofah con Israel. “Los pasos han sido completamente traspasados al Gobierno de consenso palestino sin la presencia de ningún empleado, agente de seguridad ni policía de Gaza (de Hamás), ya que la ANP insistió en ello”, añadió Odwan.

Para el ministro palestino de Construcción y Vivienda, Mufid al Hasayna, “este es el primer paso verdadero y práctico del fin de la división interna palestina que ha durado más de diez años”.

El Gobierno, añadió, ha cancelado las viejas medidas de recaudación de impuestos y aduanas: “De ahora en adelante no hay amarillo, verde o rojo, todos somos palestinos y permaneceremos unidos”, manifestó Al Hasayna en una rueda de prensa en el paso de Rafah.

El traspaso de los pasos fronterizos al Gobierno de unidad es parte de la puesta en práctica del acuerdo de reconciliación alcanzado entre Hamás y el partido del presidente Abás, Al Fatah, con la mediación de Egipto, el pasado 12 de octubre.

Tras entregó el control financiero y aduanero, hoy se traspasan el resto de cuestiones administrativas. El control de la seguridad, no solo en las fronteras sino también en toda la Franja, continúa sin embargo en manos de Hamás, a la espera de un acuerdo para la transferencia y la creación de una nueva Policía que no esté dominada por los islamistas.