Un equipo policial de Etiopía descubrió la fosa común cerca de la frontera entre las regiones Somalí y Oromia, área habitual de conflicto, informó el viernes la televisión estatal.