El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se ha dicho “particularmente preocupado” por la situación en la Franja de Gaza, mientras el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, mostraba su “shock” por el balance de “docenas de asesinados y centenares de heridos” y pedía a las fuerzas israelíes que “cejen inmediatamente el uso de munición real”.

Guterres cree que en este momento la prioridad pasa por poner fin al cese de las hostilidades en Franja de Gaza e hizo por eso un llamamiento a las dos partes en el conflicto a la “contención”, para que prevengan las provocaciones y los actos violentos. El jefe de la ONU es partidario de que se investiguen después todas las muertes de una manera transparente e independiente, para así poder depurar responsabilidades.

Francia ha condenado “las violencias de las fuerzas armadas israelíes contra los manifestantes”, Alemania y Reino Unido han pedido contención y Kuwait ha solicitado una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar la cuestión, que se celebrará este martes.