“La ONU está profundamente comprometida para ayudar al pueblo de Barbuda, pero esto no es suficiente, se necesita que la comunidad internacional se movilice”, aseguró el Secretario General de Naciones Unidas este sábado durante su visita a la isla.

António Guterres se reunió con damnificados y con el Primer Ministro de ese país, Gaston Browne, y expresó su apoyo y esperanza para la recuperación de Barbuda.
“La comunidad internacional tiene una gran responsabilidad. Primero, se necesita una acción más rápida para evitar que el cambio climático siga acelerándose dramáticamente; segundo, hay que ayudar a estas personas con asistencia humanitaria y de reconstrucción”, dijo el Secretario General.

Guterres aseguró que es necesario buscar mecanismos financieros innovadores para que países como Barbuda y Dominica que fueron dramáticamente devastados, puedan recuperarse y ser más resistentes en el futuro, ya que “las tormentas tenderán a ser más fuertes y frecuentes que en el pasado”.
“Ellos no pueden hacerlo solos con la deuda externa que tienen. Como un país de medianos ingresos, por el momento solo tiene acceso a préstamos comerciales. Es necesario crear mecanismos financieros innovadores para ayudar a países como este a que se recuperen y a sus habitantes a que puedan reconstruir sus vidas. Esto es una obligación de la comunidad internacional, porque ellos están sufriendo los efectos del cambio climático,  a los cuales no han contribuido”, concluyó.

10-08-Guterres-Dominica-150Tras visitar Barbuda, Guterres se desplazó este domingo a Dominica, isla que fue diezmada por el Huracán María. Allí expresó su solidaridad y afirmó estar profundamente impresionado por la devastación pero también por la rápida respuesta del gobierno.
“Jamás había visto en ningún otro lugar del mundo un bosque completamente diezmado, con árboles sin una sola hoja. Vengo de Barbuda donde la mayoría de las casas están destruidas, pero al menos ellos pueden apoyarse en Antigua. Aquí el país entero fue diezmado, aún así, me impresiona la eficaz respuesta del gobierno y el pueblo para comenzar la recuperación”, aseguró António Guterres.

El titular de la ONU voló en helicóptero desde la capital Roseau hacia Salybia, en el territorio de Kalinago, para apreciar la devastación y luego se reunió con autoridades locales y miembros de la comunidad y participó en una actividad de entrega de ayuda. También se reunió con el Primer Ministro, Roosevelt Skerrit, a quién elogió por su visión de no solo reconstruir la isla , pero además convertirla en la primera nación resistente a los fenómenos climáticos.

Guterres llevó a cabo  una conferencia de prensa junto con el mandatario en la que recalcó una vez más que lo que le ocurrió a Barbuda y a Dominica, es una consecuencia directa del cambio climático.
“Hay que asegurarse que la comunidad internacional reconozca plenamente que la intensidad y multiplicidad de estos huracanes en el Caribe esta temporada no es un accidente, sino el resultado del cambio climático. La gente dice que siempre ha habido tormentas o sequías y es verdad, pero nunca antes con esta intensidad frecuencia e impactos tan devastadores“, dijo.