Los Juegos Paralímpicos de Pyeongchang quedaron inaugurados este viernes tras una ceremonia de apertura en la que fueron protagonistas la música, la danza y sobre todo el colorido, que dio brillo al cielo del condado surcoreano desde el inicio de la fiesta hasta la apoteosis final, con el encendido del pebetero y los fuegos artificiales.

Ni la niebla ni el intenso frío deslucieron una gala marcada por el magnífico espectáculo audiovisual que se vio en el estadio, con el aforo completo y un público totalmente entregado.

Los surcoreanos disfrutaron de un variado repertorio de música y danza tradicional con decenas de artistas ataviados con ropas tradicionales del país pertenecientes a la época más ancestral.

Ese número fue justo antes del izado de la bandera de Corea del Sur, que se produjo con todos los asistentes puestos en pie escuchando el himno del país asiático.

Astrid-FinaLa barcelonesa Astrid Fina, que en Pyeongchang disputa sus segundos Juegos en la modalidad de snowboard, fue la abanderada española. De los 48 países que desfilaron, la delegación más numerosa fue la de Estados Unidos, que ha acudido a estos Juegos con 165 deportistas, seguida de Canadá con 124 y los anfitriones, Corea del Sur, con 86.