El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha presentado la campaña de lucha contra incendios forestales 2018 por la que el Ministerio destinará 85 millones de euros en 2018 para el dispositivo de extinción, el mismo presupuesto que en 2017.

Durante la presentación de la campaña, el ministro ha visitado el Centro de Operaciones (Centro de Coordinación – CCINF), encargado de la gestión del operativo de extinción y que cuenta con avanzada tecnología que permite disponer de toda la información necesaria para la toma de decisiones, como la ubicación en tiempo real de todos los medios aéreos de extinción de España; información a tiempo real de la situación de los incendios, aportada por aeronaves y drones; o datos meteorológicos.

Desde este centro se gestionan las peticiones que realizan las comunidades autónomas, e incluso otros países, que se asignan en base a criterios exclusivamente técnicos y de solidaridad interterritorial. El ministro ha subrayado la cooperación y diálogo que se mantiene con las comunidades autónomas, y entre ellas en caso de necesidad.

Para la campaña 2018, el Ministerio cuenta con 73 medios aéreos, que pueden operar en todo el territorio nacional, independientemente de donde se encuentren ubicados.

El ministro ha aprovechado la ocasión para agradecer el sacrificio, dedicación y vocación de servicio público de los cerca de 1.000 profesionales dedicados a combatir los incendios forestales, entre técnicos, pilotos y mecánicos de las aeronaves, personal de las brigadas forestales o trabajadores del Ministerio. El grupo más numeroso del dispositivo lo forman las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF), formado por cerca de 600 personas, entre técnicos, capataces, especialistas y preparadores físicos.

Además, ha destacado la colaboración del 43 Grupo del Ejército del Aire, encargados de mantener y pilotar los aviones, de los que señalado su dedicación, valor y profesionalidad.

Tras las labores de extinción, el ministerio también apoya a las Comunidades Autónomas en la recuperación de los terrenos afectados por los incendios más graves y de mayor superficie quemada, con el objetivo de minimizar los perjuicios que han sufrido, adoptando medidas de restauración forestal, actuando más rápido y con más medios en favor del interés general. Para paliar los daños causados por los incendios sufridos en 2017, el Ministerio ha invertido casi 10 millones de euros en 18 actuaciones hidrológico-forestales de emergencia, para ayudar a la restauración de un total de 60.000 hectáreas quemadas y especialmente sensibles.