La comunidades de Galicia y Asturias sacan adelante el primer Plan de gestión de la reserva de la biosfera Eo, Oscos y Terras de Burón para garantizar el desarrollo económico sostenible de las comarcas integradas. Este plan que fue aprobado durante la reunión anual de la Comisión de coordinación institucional de la Reserva celebrada este miércoles en el ayuntamiento lucense de Vacía se basa en 11 líneas estratégicas de acción con las que se pretende armonizar la conservación con el aprovechamiento económico de los recursos naturales de la zona. Estas medidas se pondrán en marcha, en Galicia, en siete ayuntamientos de la provincia de Lugo: Baleira, A Fonsagrada, Negueira de Muñiz, A Pontenova, Ribadeo, Ribeira de Piquín y Trabada; integrados en esta reserva interautonómica que abarca una superficie próxima a las 160.000 hectáreas entre Galicia y Asturias.

La reunión de la Comisión, que estuvo presidida por la directora general de Patrimonio Natural, Ana María Díaz, sirvió de escenario para dar el impulso definitivo a este plan que contempla un total de 26 actuaciones específicas para promover el desarrollo sostenible de las actividades agroganaderas, forestales, piscícolas, marisqueras y empresariales, así como fomentar el turismo de calidad y la artesanía local. De este modo, se facilita el desarrollo rural y la mejora de las condiciones de vida de las comunidades locales y se potenciarán las actividades manufactureras y artesanales, como también la puesta en valor de productos de calidad y representativos de la zona.

Este plan gestor es la hoja de ruta que de ahora en adelante armonizará el actividad económica con los trabajos de mantenimiento y restauración del estado de conservación de los hábitats naturales basados, fundamentalmente, en la erradicación y mitigaciones de las especiales exóticas de carácter invasor, pero también en medidas para favorecer la adaptación y la reducción de los efectos del cambio climático y preservar las unidades paisajísticas y los agrosistemas tradicionales.

Además, este plan gestor contempla acciones para la protección y puesta en valor de los recursos etnográficos, culturales y patrimoniales sin olvidar la importante labor que desarrollan los órganos gestores de las reservas de la biosfera en cuanto a la investigación y a la educación medioambiental.