Los equipos de rescate han sacado este martes a los últimos cuatro niños y el entrenador que aún estaban atrapados en la cueva de Tham Luang, en Tailandia, desde hace 18 días. Para evacuar a los ocho primeros niños se necesitaron dos jornadas completas; sin embargo, las autoridades decidieron acelerar la última fase del rescate ante la amenaza de fuertes lluvias y el riesgo de inundación.

Aun así, la operación aún no puede darse por terminada porque aún deben abandonar la cueva un doctor y tres submarinistas que han estado acompañando a los menores.