Las autoridades filipinas elevaron hoy el nivel de alerta en todas las regiones del norte del país, donde se espera que el potente tifón Mangkhut, de categoría máxima 5, toque tierra mañana con posibles efectos tan devastadores como los del supertifón Haiyan de 2013.

Las nueve provincias más septentrionales de la isla de Luzón, en el norte del país, están desde esta mañana en el nivel de alerta número 3 (de un total de 5), ya que en las próximas horas se sentirán vientos de hasta 185 kilómetros por hora.

La población intenta proteger como puede las viviendas y los agricultores cosechan a toda prisa el maíz y el arroz por miedo a perderlo todo.

Diez millones de filipinos viven en la trayectoria prevista de Manghkut. Varios millones más en las costas de China meridional y, en especial, en Hong Kong, a donde el ciclón llegará el domingo.