El coste de productos básicos alimenticios permanecerá bajo en los próximos diez años, según un nuevo informe de la FAO dado a conocer este lunes. El estudio ‘Perspectivas Agrícolas’, publicado en conjunto con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), indica que los precios se mantendrán bajos debido a una menor demanda en varias economías emergentes y al impacto mínimo de las políticas de biocombustibles.

Las abundantes reservas de cereales y de casi todos los demás productos básicos, contribuirán también a limitar el crecimiento de los precios, que prácticamente ya han recuperado los niveles anteriores a la crisis de 2007 y 2008.

Además, el informe prevé que la demanda per cápita de alimentos básicos se mantenga estable, excepto en los países menos desarrollados.

Asimismo, establece que el consumo adicional de calorías y proteínas se obtendrá principalmente del aceite vegetal, el azúcar y los productos lácteos. En lo que respecta a la carne, se espera un menor crecimiento de la demanda de ese producto.