Josefina Samper ha fallecido en la madrugada del 13 de febrero de 2018 a sus 90 años de edad. Sindicalista de CCOO destacó por su compromiso y vocación por la lucha obrera. Creó en 1965 el movimiento democrático de mujeres y fue impulsora del germen del actual movimiento feminista.

Esposa de Marcelino Camacho, tras su fallecimiento, el 29 de octubre de 2010, mantuvo una gran actividad como transmisora de la memoria y la voz de su marido, ayudando a inspirar la lucha por los derechos de los trabajadores de las nuevas generaciones.

Su militancia se inició muy joven, a los 12 años comenzó en las Juventudes Socialistas Unificadas, a los 14 se afilió al PCE de la mano de Roberto Carrillo, hermano de Santiago Carrillo, y pronto formó, junto a otras mujeres, un grupo de apoyo a los inmigrantes y refugiados políticos, lo que, en 1944.

Se casó con Marcelino Camacho el 22 de diciembre de 1948. En 1957, tras el indulto de Marcelino, regresaron del exilio, trasladándose a vivir al barrio de Carabanchel, en Madrid. Fue entonces cuando Josefina y otras mujeres -unas, esposas de presos y otras sencillamente mujeres comunistas- se movilizaron, creando en 1965 el Movimiento Democrático de Mujeres, dedicado a luchar, dentro y fuera de España, para ayudar a los presos políticos, logrando ciertas mejoras en las condiciones en los que estos se encontraban confinados.

El 25 de noviembre de 1975, el rey Juan Carlos I concedió el indulto a los presos que habían sido encarcelados por el Proceso 1001, entre ellos Marcelino Camacho. Empezó así para la pareja una nueva vida fuera de la clandestinidad que les permitió reavivar la lucha política y sindical que Josefina aún mantenía.