La falta de restricciones de envío al vertedero y lo barato que sale esta opción en España, dificultan el avance hacia una economía más circular y sostenible

Los resultados del estudio de PlasticsEurope muestran una clara dicotomía en España: una buena evolución en el reciclado mecánico y un estancamiento en la reducción de los residuos que acaban en los vertederos. De hecho, en el periodo 2012-2016, mientras que en Europa se ha reducido un 20% la cantidad de plásticos enviados al vertedero, en España esa cantidad no sólo no ha disminuido, si no que ha crecido un 4%.

Aunque se cuenta con un amplio margen de mejora, España es el segundo país europeo que más plásticos está reciclando por habitante, con 18 kg por persona al año. En total, la tasa de recuperación de residuos plásticos en 2016 en España ha alcanzado el 54%. Según el desglose de este dato, un 37% corresponde a reciclado mecánico y un 17% al uso de estos residuos para producir energía alternativa. El 46% restante acabó desperdiciándose en los vertederos (más de un millón de toneladas).

No cabe duda de que aprovechar el plástico desperdiciado en los vertederos en el año 2016 supondría un ahorro considerable, ya que su valor, sólo en términos de materias primas plásticas, es del orden de 1.500 millones de euros.

Estos datos están recogidos en el informe “Plásticos – Situación en 2017”, elaborado por PlasticsEurope, la asociación europea de fabricantes de materias primas plásticas, y que recoge los datos más actualizados disponibles sobre la recuperación de residuos plásticos post-consumo en España y Europa.

En palabras de Ignacio Marco, Director General de PlasticsEurope en la región ibérica, “a la luz del informe, no podemos considerar el vertedero como una opción de gestión de residuos, ya que es una clara barrera al uso eficiente de nuestros recursos. Existen alternativas al vertedero como el reciclaje mecánico, el reciclado químico, o el uso de residuos como fuente de energía renovable alternativa, que sí aprovecharían el valor de los plásticos al final de su vida útil, convirtiendo estos residuos en un recurso clave para avanzar hacia una economía más circular”,

En relación a la Estrategia de los Plásticos publicada recientemente por la Comisión Europea, Ignacio Marco también ha hecho alusión al “Compromiso Voluntario – Plastics 2030” de PlasticsEurope, que establece un conjunto ambicioso de objetivos e iniciativas con la intención de mostrar la voluntad de la industria de contribuir a la circularidad y a la máxima eficiencia en el uso de los recursos.

“En PlasticsEurope, a través de nuestro Compromiso Voluntario, nos hemos propuesto reutilizar y reciclar el 60% de los envases plásticos en 2030. Sin embargo, no conseguiremos esta cifra si no se limita la entrada de residuos reciclables o recuperables en los vertederos, por ello seguiremos trabajando en nuestra iniciativa “Cero Plásticos en Vertedero”.

La situación de España contrasta con la del conjunto de Europa, donde en 2016, sólo un 27% de los residuos plásticos acabó en los vertederos. La diferencia es aún mayor en comparación con países líderes en gestión de residuos y protección medioambiental como Suiza, Alemania, Suecia o Dinamarca. Allí la tasa no supera el 3% ya que se recuperan la casi totalidad de los residuos plásticos, gracias a la aplicación de medidas anti-vertedero.