España ha caído este año hasta el vigésimo sexto puesto. El ránking aglutina a 140 países cuyas economías representan el 99% del producto interior bruto (PIB) de todo el planeta, y donde la estabilidad económica, el capital humano y la infraestructura constituyen sus mayores atributos.