El incendio que desde el pasado viernes 3 de agosto está activo en la región portuguesa del Algarve, en el sur del país, ha afectado al Centro Nacional de Reproducción de Lince Ibérico, en Silves, que tuvo que ser desalojado ayer por la tarde.

En el centro había 29 linces, cuya evacuación se hizo siguiendo el protocolo marcado por el Instituto de Conservación de la Naturaleza y Bosques (ICNF) de Portugal, ente público del que depende el centro, uno de los cuatro de cría de la especie que hay en la Península y que forman parte del Programa de Conservación Ex situ del Lince Ibérico.

El Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, y que gestiona dos de los cuatro centros de cría de la especie que hay en la Península -El Acebuche, en el Parque Nacional de Doñana (Huelva), y el de Zarza de Granadilla (Cáceres)- mostró desde el primer momento su apoyo y su disposición a acoger a los linces evacuados. Finalmente ocho han ido a El Acebuche, nueve a Granadilla y 12 a La Olivilla (Jaén), éste último gestionado por la Junta de Andalucía.

“La coordinación y el intercambio de información entre la red de centros del programa de cría ha sido continua desde el comienzo de las actuaciones de captura y evacuación del centro portugués, trabajando de manera conjunta todas las administraciones involucradas en el programa de conservación del lince ibérico”, ha explicado Juan José Areces, director del Organismo Autónomo Parques Nacionales.