Endesa invirtió el pasado año en Andalucía cerca de 450.000 euros en la ejecución de medidas para la protección de la avifauna, como el aislamiento de cables, la renovación de apoyos en tendidos eléctricos, o la instalación de espirales anticolisión.

En concreto, la compañía renovó y adecuó en 2016, 300 apoyos eléctricos con el fin de proteger a toda clase de aves, en particular las rapaces en peligro de extinción, como son el águila imperial ibérica, el águila perdicera, o el águila pescadora. Precisamente, de esos 300 postes, 145 se instalaron en las zonas de proliferación de estas aves protegidas, como son La Janda, Sierra Morena, y Doñana, ubicaciones donde la compañía hace habitualmente labor de vigilancia y revisión del tendido eléctrico.

En este sentido, Endesa colabora con la Consejería de Medioambiente en el Plan de Recuperación del Águila Imperial Ibérica para proteger a esta especie. En concreto, Endesa está colaborando en la recuperación de una pareja de águilas que habitan en Sierra Morena. El fin de este programa es contribuir a la recuperación de esta especie amenazada revisando asiduamente los tendidos eléctricos y/o renovándolos, en el caso de que sea necesario. De este modo, los técnicos de Endesa proceden al aislamiento del cableado eléctrico para proteger a estas aves.

Y con respecto a 2017, Endesa seguirá con sus actuaciones para proteger las aves, y para ello cuenta en 2017 con un presupuesto de cerca de medio millón de euros. Precisamente hoy en la Sierra Norte de Sevilla se va a llevar a cabo una adecuación de apoyos para el águila imperial, y en las próximas semanas se llevarán a cabo actuaciones en el municipio de El Garrobo, también en Sevilla. Invirtiendo entre ambas actuaciones más de 55.000 euros.