La ONU advirtió sobre los serios efectos humanitarios que provocará un aumento de las hostilidades en la ciudad portuaria de Al Hudaydah. 

El enviado especial del Secretario General para Yemen, Martin Griffiths, está preocupado por la escalada militar en la ciudad de Al Hudaydah.

El ataque de la coalición liderada por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes comenzó este miércoles y busca expulsar a los rebeldes Houthi que controlan un puerto estratégico para la entrada de la mayor parte de la ayuda humanitaria en ese país.

La escalada militar tendrá graves consecuencias en la dramática situación humanitaria del país y repercutirá en sus esfuerzos por reanudar las negociaciones a fin de lograr una solución política en el conflicto de Yemen.

El enviado exhortó a las dos partes a participar de manera constructiva en los esfuerzos para evitar que se produzcan enfrentamientos militares en la ciudad y les instó a actuar con moderación y dar una oportunidad a la paz.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, destacó que la intensificación de combates dificultaría aún más el acceso a la ayuda de socorro.

Grandi indicó que ACNUR ya había tomado la decisión de retirar al personal internacional antes del ataque, pero no al personal nacional, que en su opinión quedó “más desprotegido”.

Calificó como un “milagro” que no se hayan producido más víctimas entre el personal humanitario tras la reciente muerte de un miembro del Comité Internacional de la Cruz Roja.