El rey Felipe VI celebra este martes su 50 cumpleaños con la imposición del Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro a su hija mayor, la Princesa de Asturias, en un acto al que acudirán unos 80 invitados, entre ellos representantes de todos los poderes del Estado, en el salón de Columnas del Palacio Real.

El jefe del Estado ha decidido así celebrar su aniversario con un acto muy simbólico desde el punto de vista institucional y dinástico. Será el primer acto oficial de la Princesa de Asturias en los salones del Palacio Real, pero no están previstas palabras por su parte.

El rey concedió a su hija Leonor el Collar de la Orden en octubre de 2015, “continuando la secular tradición observada en la Casa Real española” de otorgar esa distinción al heredero de la Corona, según decía el Real decreto aprobado entonces.

Ahora, corresponderá al rey imponerle a su hija, no literalmente el Collar, que estará expuesto en una mesa junto al Libro “Ordenanzas de la Insigne Orden del Toisón de Oro” y la credencial de ingreso en la orden, sino un lazo con la miniatura del vellocino, símbolo de la Orden. Tras imponer el lazo a la Princesa Leonor, el rey pronunciará unas palabras.