El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha iniciado este viernes su visita a Lima para participar en la VIII Cumbre de las Américas con un anuncio de ayuda humanitaria para refugiados venezolanos y reuniones con opositores de Venezuela y Cuba, a los que ha garantizado que el Gobierno de Donald Trump los seguirá apoyando.

 

Pence llegó a primera hora de la tarde a Lima para representar a Estados Unidos en la Cumbre de las Américas, y fue directo a la residencia del embajador estadounidense en Perú, Krishna Urs.

Allí se reunió con el exalcalde de Caracas, Antonio Ledezma, el expresidente del Parlamento venezolano, Julio Borges; el coordinador político del partido Voluntad Popular, Carlos Vecchio; y el exalcalde del municipio caraqueño de El Hatillo, David Smolansky.

Pence aprovechó la reunión para anunciar que EE.UU. aportará 16 millones de dólares de ayuda humanitaria para los refugiados venezolanos que han abandonado el país y están en Colombia y Brasil, lo que supone la mayor contribución aportada hasta ahora por Washington a quienes han abandonado Venezuela.

Los fondos ayudarán a proporcionar a los refugiados venezolanos en Colombia y Brasil “agua que sea seguro beber, suministros de higiene, refugio, protección de la violencia y la explotación, y oportunidades de trabajo y educación”, según informó el Departamento de Estado en un comunicado.

Pence también prometió que, durante su discurso y sus reuniones en la Cumbre de las Américas, abogará porque la región se una para “afrontar la crisis humanitaria” en Venezuela.