El Tribunal Supremo de Pakistán ha absuelto hoy a la cristiana Asia Bibi, juzgada por blasfemia, y anuló la sentencia de muerte que le había sido impuesta bajo la acusación de insultar al profeta Mahoma en 2009, en medio de amenazas de grupos islamistas que pedían su ejecución.

“La sentencia a muerte se anula. Asia Bibi es absuelta de los cargos”, afirmó el presidente del Supremo, Saqib Nisar, al leer la sentencia de la apelación en una sala con presencia de comandos sin armas de las fuerzas militares.

Nisar, al frente de un tribunal de tres jueces, indicó que si no hay otros cargos contra la cristiana “puede ser liberada”.

El anuncio de la sentencia se produjo entre fuertes medidas de seguridad con efectivos de la Policía antidisturbios y especialistas en desactivación de bombas a la entrada de la sede del máximo órgano judicial.

En el interior de la sala comandos del cuerpo antiterrorista sin armas fueron desplegados para mantener la seguridad.

Bibi, madre de cinco hijos, fue denunciada en 2009 por unas mujeres que aseguraron que había insultado al islam durante una discusión en un pozo de agua en el Punyab (este) y fue sentenciada a muerte en 2010 por blasfemia.