El Parlamento británico dio luz verde en la madrugada del martes a la tramitación del proyecto de ley de retirada de la Unión Europea, que pondrá fin a la preeminencia de las normas comunitarias en el Reino Unido cuando el país rompa de forma definitiva sus lazos con Bruselas.

Por 326 votos a favor y 290 en contra, los Comunes han dado su visto bueno al proyecto de ley de retirada de la UE, presentado por el Gobierno de May.

El documento supera así su primer trámite en el Parlamento británico. La primera ministra británica, Theresa May, ha declarado que la primera votación demuestra que el Gobierno “ya puede seguir con las negociaciones con fundamentos sólidos”.