La tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) general en mayo fue del 2,1%, un punto superior a la registrada el mes anterior, según ha informado este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los grupos con mayor influencia positiva en el incremento fueron transporte, con una variación anual del 5,1%, más de tres puntos por encima de la del mes anterior, debido a que los precios de los carburantes y lubricantes y, en menor medida, del transporte aéreo de pasajeros, suben este mes, mientras que descendieron en mayo del pasado año; y vivienda, cuya tasa aumenta un punto y medio y se sitúa en el 2,3%, a causa del incremento de los precios de la electricidad, mayor que el de 2017.

También destacan ocio y cultura, que incrementa su variación más de dos puntos, hasta el 0,8%, consecuencia, fundamentalmente, de la estabilidad de los precios de los paquetes turísticos, frente a la bajada registrada en 2017; alimentos y bebidas no alcohólicas, que presenta una variación del 2,0%, cuatrodécimas superior a la del mes anterior; y hoteles, cafés y restaurantes, cuya tasa aumenta cuatro décimas y se sitúa en el 2,0%.

Por su parte, el único grupo con influencia negativa que destacó es comunicaciones, con una variación anual del 2,4%, cuatro décimas inferior a la del mes anterior.

La tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó tres décimas hasta el 1,1%, con lo que se sitúa un punto por debajo de la del IPC general.

Atendiendo a las comunidades autónomas, la tasa anual del IPC creció en todas, produciéndose los mayores incrementos en Principado de Asturias, Comunidad Foral de Navarra y Castilla-La Mancha, con subidas de 1,3, 1,2 y 1,2 puntos, respectivamente. Por su parte, Canarias, Galicia y Extremadura han sido las comunidades donde menos aumentó la tasa anual, con subidas de seis, ocho y ocho décimas, respectivamente.