Cerca de 850.000 hogares y negocios se quedaron el jueves sin electricidad en Florida, Alabama, las Carolinas y Georgia. Michael provocó la muerte de al menos dos personas.