Las al gimnasio ¿para qué? obviamente para ponerte en forma, ganar en salud y mantenerte, te ayuda a liberar endorfinas (la hormona de la felicidad), te llena de enegía, te libera del estrés, mejora la concentración, alimenta tu autoestima… Exactamente lo mismo sucede con tu marca, es deseable que vaya a menudo al “GYM” para Ganar Y Mantener su salud (y, por ende, tus clientes).

Ganar

Ésta es la primera parte de este curioso “GYM”, pero ¿y qué hay que hacer para que gane tu marca? Básicamente, se podría resumir en visitar un original “BAR”: Brillo, Autenticidad y Relaciones, ¡así es como te aseguras ganancias a montones para tu marca!

  • ¡Brilla!: ¿te has fijado alguna vez en las luciérnagas? Es un insecto fascinante, despide una luz fosforescente que la hace destacar en la oscuridad. Pero, ¿cómo consigue brillar la luciérnaga? Gracias a una sustancia química de su cuerpo: la luciferina, que en contacto con el oxígeno produce luz. Encuentra tu luciferina y ¡estarás un paso más cerca de la cima!

Para ganar ¡tu marca tiene que convertirse en una luciérnaga!, pues la fascinación que se provoca al ver el brillo de la luz propia, ¡al éxito, se asocia! Contrariamente a lo que enseña el modelo educativo predominante (obediencia, estandarización), cuanto más te diferencies y destaques ¡estarás a prueba de cualquier ataque! Habrás ganado en credibilidad porque el brillar con luz propia es sinónimo de autenticidad, visibilidad, honestidad, transparencia… Tenlo presente: si no haces por convertirte en luciérnaga, acabarás hundido en la ciénaga de la mediocridad y, desde luego, eso dista mucho de ganar.

  • Autenticidad: la marca necesita ser fiel a su propia esencia para marcar una genuina diferencia. Si esa esencia se adultera, puede que el aporte de valor muera. La autenticidad supone dejar la puerta abierta a una experiencia única, así es como la marca gana adeptos: generando el efecto del afecto por lo genuino, de la experiencia que te hace sentir como Aladino, porque con la lámpara de la autenticidad ¡los deseos se hacen realidad! Y no es necesario que te pongas a frotar, simplemente ser tú mismo y actuar desde tu genialidad ¡esto es lo que te hará ganar! (pues no hay nada tan bonito y tan querido que aquello que es de “verdá”).
  • Relaciones: a menos que vivas en un desierto, ¡a crear buenas relaciones hay que estar abierto! Para que tu marca pueda ser ganadora (de clientes, prestigio, beneficios), es buena idea que se transforme en constructora de relaciones de calidad a través de los ladrillos del sincero espíritu de servicio; olvida el fuego de artificio, pon alma en todo lo que hagas y así desmostrarás más que destreza en tu oficio: entrega, pasión, compromiso, humanidad… con estos ingredientes, ¡las relaciones solo pueden triunfar!

Ya has visitado este peculiar “BAR”, has brillado, has sido auténtico y has creado buenas relaciones ¡enhorabuena! Has cumplido con la primera parte del “GYM” de la marca, has sabido Ganar, ahora “solo” queda…

Mantener

Ganar cuesta, pero siento decirte que es la parte “fácil” del “GYM” de la marca. Ahora, para que tus beneficios no se vayan remando en barca, toca mantener. Y no entendamos “mantener” como “Virgencita que me quede como estaba” (porque así la luz de lo bueno, se apaga), la mejor forma de mantener lo ganado es un crecimiento continuado. Crecer en ideas, crecer en innovación, crecer en experiencias, crecer en expectativas, crecer en conocimientos… estos son los mejores cimientos para el mantenimiento (y aumento) de clientes, inversores y beneficios.

Un antiguo proverbio japonés, dice: “solo en actividad desearás vivir 100 años”, para motivar tu existencia, ¡vive la transformadora experiencia de visitar el “GYM” de la marca!

María Graciani @m_graciani | Escritora, conferenciante, periodista