El Consejo de Ministros ha autorizado una excepción a la Orden de cierre presupuestario que permitirá el desarrollo de diversas convocatorias en el ámbito de la I+D+i y que se concretará en más de 1.000 nuevos contratos, especialmente destinados a jóvenes investigadores.

​En total, se destinarán 820 millones de euros a las convocatorias de I+D+i; el objetivo principal, ha dicho la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, “es apoyar al personal científico, sobre todo al más joven”.

De esta forma, se dedicarán 54 millones de euros a los contratos Ramón y Cajal, gracias a los cuales se “incorporarán al sistema 175 investigadores nacionales e internacionales de primer nivel”. Los proyectos de los jóvenes investigadores contarán con 20 millones de euros.

Además, la convocatoria ‘Retos-Colaboración’, con un presupuesto total de 586 millones de euros, permitirá poner en marcha cerca de 340 proyectos de cooperación entre empresas y organismos de investigación. Por último, la Acción Estratégica de Salud del Instituto de Salud Carlos III contará con 160 millones de euros para investigación sanitaria.

Según ha explicado la portavoz del Gobierno, la I+D+i ha sido, “pese a las dificultades”, uno de los pilares de la actuación del Ejecutivo porque constituye “un mecanismo determinante para la competitividad del país”. Y ha añadido que las convocatorias aprobadas hoy “permitirán atraer nuevos fondos”, sobre todo en el Horizonte 2020.